Divino Pecado: Novedosa carta en Viña del Mar

Me habían comentado sobre «un retorán al lado del Fellini pero no sé como se llama». Ni idea.

Luego de investigar por internet, llegué al nombre buscado: «Divino Pecado», y aproveché la junta con una amiga como excusa para ir a conocerlo. Y no nos arrepentimos.

Divino Pecado: Machas a la parmesana

El antojo fue mayor que la moderada cantidad de hambre. No pude no pedir machas a la parmesana. Quizás esto fue lo único relativamente malo que nos tocó, pues si bien las machas estaban muy ricas, eran demasiado pequeñas. No sé si será la época del año o si habrá escacés o algo, pero hubiese preferido que nos dijeran que no había.

Divino Pecado: Pasticceli de camarón

Fue lo primero que nos llamó la atención a ambos y fue lo que mi amiga pidió ganandome «el quien vive». Pasticceli de camarón (pasta al huevo rellena con camarones, queso y crema… una suerte de «brazo de reina» cortado luego en medallones) que estaba notable. Si bien en la foto se ven pocos camarones, ellos eran solo el adorno. La verdad está oculta debajo de la salsa: una gran cantidad de camarones muy bien acompañados por la salsa de queso y crema.

En el papel suena «pesado», pero no lo era para nada.

Divino Pecado: Saltimboca de camarón


Divino Pecado: Ñoquis a la mantequilla

Yo fui convencido por el mozo y pedí algo queno pido nunca: carnes. El nombre del plato no me decía nada, pero cuando nos explicó de qué se trataba me fue imposible decir que no… y no me arrepentí. El Saltimboca de camarón constaba de 2 filetes laminados rellenos de queso y camarones, envueltos en tocino y reducidos a la crema. Absolutamente notables y, creo, lo más rico que he probado en este último tiempo que he estado saliendo a comer con fines periodísticos (buena la excusa, eh?). La carne blandísima y sabrosa, dentro muchos (si, muchos) camarones muy bien acompañados por queso, y por fuera la reducción de crema junto al jugo de la carne eran un plus perfecto.

Acompañé el plato por unos, también recomendados por el mozo, ñoquis a la mantequilla con un toque de ajo. Ricos. Pero acompañarlos con la salsa de crema y carne los convertía en notables.

El restorán es caro. Bordeando los $10.000 CLP (hacia arriba) cada plato. $2.500 CLP los ñoquis y otros acompañamientos. La atención excelente y rápida. Si les pudiera criticar algo es que para pagar con tarjeta hay que ir a la caja, pero el resto perfecto. Absolutamente recomendado y habrá que volver para probar otras cosas de la carta.

DIVINO PECADO
Av. San Martín #180 (esquina 3 Norte), Viña del Mar
(32) 2975790
divinopecado@vtr.net
www.divinopecado.cl

Sígueme

lesterfibla

Desarrollador Web y Programador at www.lesterfibla.com/pro
Desarrollador y Programador Web de día, VDJ por las noches. Amante de la música, los deportes y los medios de comunicación.
Sígueme

3 comentarios en “Divino Pecado: Novedosa carta en Viña del Mar

  1. Romina

    Hola, el otro día estuve a punto de entrar y me arrepentí. Leí tu artículo pensando que podía encontrar una referencia, pero con todo respeto decir que algo es rico es muy subjetivo… te sugiero que hables de los aromas, texturas, puntos de cocción de la comida. Decir que algo es rico no es suficiente para una crítica, pues quedé igual que cuando pasé por fuera del restaurante y leí la carta. Ojo es en buena onda, si te interesa esto piensa en qué buscas tú cuando lees sobre un restaurante, qué aspectos te interesan que no salen en un aviso o en la webpage del lugar.

  2. Lester Autor

    Hola Romina.
    Entiendo tu punto, pero como no soy un «crítico», no puedo hacer ese tipo de juicios. La idea de este blog es hablar de «la experiencia completa» desde el punto de vista de un «humano normal».
    De puntos de cocción, ni idea, para mi gusto la carne debe estar cocida. Bien cocida. Si está algo cruda está mala. En este caso en particular, el punto de cocción no me pareció para nada importante, dado que era una lámina fina (filete laminado) que fue reducido en salsa, imposible que quedara crudo, pero aún así, la combinación de todo era tan perfecta que jamás me detuve a pensar mayormente en cada elemento por separado.

    PD: Si por casualidad te interesa escribir críticas o comentarios o como los llamemos, te invitamos a unírtenos. Nos escribes y ahí coordinamos.

Deja un comentario